jueves, 15 de marzo de 2012

La ciudad sin vos

imprimir página



imprimir página











imprimir página

"...y yo lloro por el sol de Olmos que se pone,

por todo el café de mi corazón"
                    (Daniel Salzano)









Me gusta la ciudad porque se te parece
tiene algo de mujer que me murmura
palabras de ternura en ciertas madrugadas
algo de cotidiana y compañera
me inunda con hollín y con recuerdos
con semáforos, luces y nostalgias.
Por las mañanas trepa su bullicio
como un vapor caliente del asfalto
me trae su trajinar de trabajo y de sueños
de sueldo que no alcanza, de rabias, de cansancio.
Me gusta caminarla, poseerla,
hurguetear el secreto de sus calles,
buscarle la ilusión en cada esquina,
encontrarla, y a veces, encontrarme.
Esta ciudad tuvo también su historia
de tranvías, bares, empedrado, ochavas,
tuvo sus barricadas y sus muertos,
amigos que no están y que estuvieron,
y hubo tus años más jóvenes y míos
y un montón casi ciego de miradas.

Es claro,
yo anduve la ciudad con otros pasos,
con tus ojos, tus manos y mis ansias,
hace bastante tiempo ya, un largo octubre.
¿Te acordás la ciudad cuando aún estabas..?



                                                                      
                                                                        
                                                                Héctor Solasso ("Diario de a bordo", 1977)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada